lunes, 13 de agosto de 2018

Perseidas 2018

     Las Perseidas, conocidas popularmente como "Lagrimas de San Lorenzo", son una lluvia de meteoros de actividad alta. Este fenómeno sucede cada año cuando la Tierra se cruza con al órbita del cometa 109P/Swift tuttle. (de unos 26 km de diámetro).

     Este año el fenómeno comenzó el 17 de Julio y se extenderá hasta el próximo 24 de agosto. La órbita de este cometa está lleno de partículas (pequeñas rocas) que son atrapadas por el campo gravitatorio de la Tierra y arrastradas a entrar en la atmósfera.

     La noche más apropiada para poder observar y fotografiar estas "estrellas fugaces" fue la del Domingo 12 de agosto. En el Periodo comprendido entre las 22:00h del día 12  y las 06:00 horas de la mañana del 13. Estaba previsto que atravesaran las atmósfera entre 80 y 200 meteoros por hora.

     Como viene siendo habitual últimamente, en Asturias tuvimos cielos nublados toda la noche. Incluso lloviendo en algunos momentos de la noche. Por lo que tuvimos que planear una pequeña excursión a la meseta.  Busqué una localización apropiada en tierras leonesas y a las 11 de la noche nos subimos al coche y pusimos rumbo a León. Mis padres (que les encanta ver este fenómeno siempre que pueden), Vane mi mujer y yo.
     Busqué un palomar (en Castilla y León hay muchos) para utilizar de primer plano. Llegamos casi a la una de la mañana. Monté todo el equipo, encuadré al Sur y configuré la cámara para hacer fotos de 30 segundos. Estuve haciendo continuamente fotos  durante las 2 horas que estuvimos allí (sin mover la cámara de su posición)  inmersos en la oscuridad total mientras disfrutábamos del espectáculo.

     Al final, de las decenas de estrellas fugaces que vimos, once de ellas se cruzaron en mi encuadre y conseguí "llevarlas a casa".
     En vez de enseñaros las once fotos diferentes con las estrellas fugaces he hecho una composición fotográfica en la que las incluyo a todas.  Cada una de ellas en el lugar exacto del cielo donde fueron captadas por mi cámara.






     En la foto podemos ver el palomar en el primer plano. La majestuosa vía Láctea presidiendo el centro de la foto.  Marte brillando con todo su esplendor en la parte izquierda, mientras por la derecha se aproximan unas nubes que más tarde se disiparían.  Y las once Estrellas fugaces.  Mis Perseidas 2018.





Glendor Díaz Suarez

www.facebook.com/photoglendor

jueves, 25 de enero de 2018

Benidorm

     Benidorm, la ciudad de los rascacielos, de los hoteles.  La ciudad vacacional española por antonomasia.  ¿Quien no ha ido alguna vez de vacaciones a Benidorm? Pues yo, con casi cuarenta años, nunca había tenido la oportunidad de ir a conocer esta fantástica ciudad. Así que el verano pasado decidimos organizar nuestras vacaciones allí. Piscina, comer, beber, Playa, juerga, y como no....  FOTOGRAFÍAS.

     Sin ni siquiera conocer la ciudad, planifiqué con tiempo suficiente, desde casa, las posibles fotografías que tenía que traer de tan fotogénica ciudad. Llevaba planificado hasta el más mínimo detalle, incluso con un "plan B" pos si el plan principal fallase; Donde poner mi trípode, que días hacerlo, incluso la hora exacta para hacerlo.

     Las primeras fotos las haría desde "el mirador de la cruz". El mirador de la cruz se encuentra en lo alto de la Sierra Helada, y se accede a ella desde el Rincón de Loix. Desde este lugar se pueden hacer unas panorámicas de atardeceres y nocturnas increíbles. El cielo no ayudaba mucho, ya que no había ni una sola nube, pero el espectáculo de luces y edificios que teníamos ante nuestros pies era  impresionante.

Ya sabéis, pinchar sobre las fotos para verlas en grande


© Glendor fine art photographer

© Glendor fine art photographer
 

jueves, 18 de enero de 2018

Acantilados de Tomasón

     Existen en Asturias rincones dignos de ser descubiertos. Paraísos dignos de leyenda. Los acantilados de Tomasón, situados en la costa de Ribadesella,  son uno de esos lugares. Un entorno sobrecogedor con unos precipicios de infarto. Un lugar muy deseado por los amantes de la fotografía.

    Aprovechando que las predicciones meteorológicas eran favorables y había una alta probabilidad de que en el cielo se formaran colores fantásticos, preparamos la salida fotográfica. Llegamos al lugar hora y media antes de la puesta de sol. Suficiente para probar diferentes encuadres y distintas posibilidades antes de que el espectáculo comenzase.



© Glendor - Fine art photographer